viernes, noviembre 03, 2006

Estricto el ojo.



De mis alas, recuerdo adormecido;
me llevaron a ti cerro de plata.
Del Mar de Icaria rozo el Laberinto,
de tu selva, Borneo, el gran misterio.
Como Blériot, orate alado soy.
Azulado el cristal que ahora traspaso.
Mirada de guardián estricto el ojo.
Misterio en Penamban que marca el paso.
Regresaré tajando el aire frío,
asaltando el añil avanzo ciego,
amarrando el jirón de barro y cielo,
como cálida tea ante el Altísimo.


"Un ala sobre el mar ...¿Quién sabrá reunir con un lazo más apretado las plumas esparcidas para intentar de nuevo el vuelo loco?" (Extraído de "Quizás si, quizás no". Autor: Gabriele D´annunzio)

4 comentarios:

Ogigia dijo...

Interesante, sí. Un saludo

Babias dijo...

Alado vas, sin duda :¬)

Molloi dijo...

Alado soy, talvez alado implume;
en otras vidas fui grande alazán
las menos, alacrán de garfio fiero
del circo el alambrista pude ser.
No quisiera aquí alargarme,
mucho menos alarmar,
pero lo que queda claro,
es que me gusta soñar.

Babias dijo...

alas tacladas, tintadas y hasta minadas - en los dos sentidos-.
No me perderé los trazos
:¬)