jueves, noviembre 01, 2007

Desgarraré del cuervo



Abrevarán los mansos en las aguas infectas;
estrellas mortecinas
que iluminan el lago.
Disfraz amargo que embarranca el Edén.
Del águila los ojos,
quizá los de Beatríz que contemplen serenos el Infierno de Dante.
En el lejano monte pasaron la noche mis pensamientos...
Alguien llama a la puerta,
con la sonrisa clara, el cráneo descarnado, acervo de huesos, su costal.
Con dentellada cierta desgarraré del cuervo el purulento buche desplumado.
Concédeme unas alas, porque esta noche volaré alto,
me siento indestructible.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Adoro su blog. Lástima que no actualice con más frecuencia.

Lili

Molloi dijo...

Estoy con un tratamiento psiquiatrico muy intenso y no puedo hacer mucho más. Gracias de todos modos

marcaliope dijo...

¿Puedes con la muerte de a diario?,o...ando despistada...

Tus palabras son intensas, le puedes a cualquier psiquiatra, no me creo lo del tratamiento; en fin...

Te seguiré leyendo, a ver...

Mar

Molloi dijo...

No todo es feo. Has leído Centauro blanco, Venus o Silba el tren. Son de mi época rosa; bueno, Silba el tren es más bien de la verde. No obstante procuraré mejorar.