lunes, mayo 14, 2007

Centauro blanco

Miro y no veo.

Se refugia en la nieve mi yegua blanca,
rumor quebradizo,
casco escarchado.

Riman viento e insecto con melódico sueño,
en el límite exacto
donde vibra mi ser.

Incandescente el belfo;
delator que genera el riachuelo
donde abrevaré manso.

Presidiré tu fuego,
la ambición de tus ancas
y engastado mi cuerpo
en tu grupa rebelde,
centauro blanco somos.
Jirones de nieve,
sol en la entraña,
galopamos,
atravesando el vórtice del raciocinio,
rampantes, coceando;
y al fin el mar,
denso espejo,
fulgurante armonía.

Imagen: Protesilao e Laodamia.
Autor: Carlo Adelio Galimberti

3 comentarios:

Calíope dijo...

Realmente un poema bello. Felicidades poeta!

robin dijo...

Tu blog es muy curioso; jamás pensé que alguien que escribiera poesía escuchara una música tan rara. He estado mirando esa sección(¡Que título tan raro!)y no conozco a casi nadie de los que aparecen ahí. Me llamó la atención esos "Apocalyptica" Pero en general el blog está bien. Me gustó mucho "Centauro blanco" y tambien "hombre ignora"

Molloi dijo...

Hegel hablaba del espíritu de la contradicción que todos llevamos dentro. Quizá por eso escucho esa música tan "rara". Quedarías sorprendido con los libros que leo. Pero en cuanto a la música procuraré centrarme en Richar Cleiderman (o como se escriba).Gracias por interesarte por mi poesía.