jueves, octubre 12, 2006

Lloverá un mar entero


Después de permanecer tanto tiempo respirando amoniaco y gas metano; el aire al que llaman puro no me pareció tal. En la central térmica el calor era considerable; y ascendí por la escala de un gran depósito metálico. Desde allí, miré hacia el cielo de plomo; un deseo irrefrenable me hizo dar un primer grito. Siguieron otros muchos, tantos que me sentí ave rapaz. La lluvia era ahora persistente, eterna; y mi alma se serenaba lentamente. Intenté levantar el vuelo; pero, el agua empapaba mi plumaje. Llovió todo el día, toda la noche, llovió un mar entero, una vida entera. Quise ser pez en lugar de ave, en vez de hombre, y no por ello cedio la lluvia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente ha sido muy bonito... tienes que ser alguien muy sensible, me gustaria conocerte!!!

Una admiradora...

BabiaS dijo...

Me gusta, sí, tanto que tal vez lo secuestre para BabiaS. Vengo desde tu espacio, no creo que debas dejarlo, no son incompatibles y podrías enlazarlo aquí.
Ojalá te hubieras asomado antes.
Volveré.

BabiaS dijo...

Éste es el enlace directo
http://desdebabia.spaces.live.com/blog/cns!84C6F33AC3CBDB38!1762.entry
Espero que te guste como queda.
Ya eres babiano :¬)
Gracias de nuevo

Ogigia dijo...

llegué a tu blog por el camino de tacha...Seguiré entrando

tacha dijo...

Te he dejado una nota en el espacio, veo que Ogigia ha venido.
Otra poeta abordo!- ella, y tú
;)-